Coaching y medicina, una simbiosis de la Doctora Geraldine Sanguino

El desaparecido escritor colombiano, Gabriel García Márquez decía que «hay un momento en que todos los obstáculos se derrumban, todos los conflictos se apartan, y a uno se le ocurren cosas que no había soñado, y entonces no hay en la vida nada mejor que escribir». 

Y todo indica que así hizo la doctora especializada en nutrición clínica, Geraldine Sanguino García, una encantadora mujer venezolana, que, en los avatares de su vida, residió cinco años en los Estados Unidos hasta que volvió a su natal Caracas. 

Graduada en la Universidad Central de Venezuela, con un postgrado en nutrición clínica en la Simón Bolívar, Geraldine sumó en el 2016 a su amplio currículum la certificación de Health Coach Profesional Internacional. 

Sin haber terminado su proceso de certificación, validado por la Academia de Coaching y Capacitación Americana (ACCA), Geraldine comenzó temprano a escribir los primeros párrafos de lo que hoy es su primer libro: ‘Coaching Nutricional: La aplicación del coaching nutricional en la pérdida de peso’. 

En 89 páginas, Geraldine reflexiona, propone, y recomienda técnicas sencillas a quienes lidian con la obesidad, en una estoica batalla que solo ganan los más disciplinados y tenaces.  

¿Cuándo te surge la idea del libro ‘Coaching Nutricional: La nueva herramienta para alcanzar tu peso ideal’?

Creo que se juntaron dos razones. Eso fue en el año 2016 cuando me encontraba realizando la certificación de Health Coach Profesional en la ciudad de Miami.

Me exigían, por una parte, realizar una presentación sobre una investigación en específico; por supuesto, relacionada con el coaching. Esa investigación yo decidí que fuera en función de la acción de las técnicas o de las herramientas que ofrece el coaching en el tratamiento de enfermedades crónicas.

Al mismo tiempo, yo me encontraba ejerciendo como especialista desde hacía aproximadamente unos 10 u 11 años, en los que venía observando detalladamente ciertas debilidades en el sistema en el manejo del tratamiento médico de la obesidad.

Digamos que se juntaron ambas cosas. La exigencia por parte de la certificación, y, por otro lado, la necesidad personal de conseguir nuevas herramientas con otras estrategias, que permitieran un tratamiento más efectivo en el manejo específico de la obesidad como enfermedad crónica no transmisible del adulto.

¿En qué puede ayudar a quienes lo lean?

Mi libro está dirigido, no sólo al paciente con sobrepeso, con obesidad o al que está en post procedimiento de cirugía bariátrica con reganancia de peso; sino también a familiares, médicos, enfermeros, nutricionistas clínicos, psicólogos endocrinólogos, gastroenterólogos; al personal de salud que esté involucrado en el tratamiento de la obesidad y de enfermedades crónicas no transmisibles del adulto.

¿Cómo transcurrió el proceso de edición del libro en la ACCA?

El proceso en la editorial de la Academia fue estupendo, guiado por la señora Dayana del Valle, excelente profesional, quien me facilitó el desarrollo de la edición del libro en aproximadamente un mes. Hoy en día sigo manteniendo el contacto con ella, no solo en lo referente al libro, sino ya como buenas amigas.

¿Qué o quién propició tu conexión con la Academia de Coaching y Capacitación Americana?

Para mí es una respuesta muy simple: mi mentora Írisz Császár.

¿Por qué la Geraldine-médico tomó la decisión de certificarse como Health Coach Profesional?

Soy médico egresada de la Universidad Central de Venezuela en el año 2004. Posteriormente hice mi maestría y especialización en nutrición clínica del adulto en la Universidad Simón Bolívar, también en Venezuela, de la que egresé en el año 2008.

Decidí certificarme como coach cuando me encontraba en Estados Unidos. En ese momento vivía en el estado de La Florida, y me pareció interesante aprender y adquirir nuevas estrategias complementarias en el tratamiento de la obesidad.

¿Cuánto te aportó el proceso de certificación?

Debo reconocer que el proceso de certificación me aportó más en Venezuela, que en los Estados Unidos. Yo me certifiqué en el año 2016, el mismo en año en que se publicó también mi libro, el cual está en amazon.com. Retorné a mi país en el año 2018.

Realmente, la certificación de Health Coach ha tenido un peso en mi vida y en mi desarrollo profesional, más en mi país que en los Estados Unidos. Estoy hablando a partir del año 2018. Esto lo comento porque en nuestros países, sobre todo latinoamericanos, se aprecian con mucha evidencia debilidades en la aproximación y manejo de enfermedades, sobre todo crónicas del adulto.

Creo que el coaching es una herramienta que vale la pena incorporar al sistema de salud, no sólo en los países latinoamericanos, sino en los países desarrollados.

¿Cómo sincroniza Geraldine su profesión de médico especialista en nutrición clínica con la de coach profesional?

El coaching me permitió adquirir nuevas herramientas que incorporo hoy en día en el tratamiento completo y multidisciplinario del paciente con obesidad, sobrepeso y cirugía bariátrica, trabajando específicamente en el acompañamiento y cambios cognitivos conductuales de dicho paciente.

¿Te ha sido útil esa dualidad?

Desde mi óptica no la considero una dualidad. Considero al coaching como una herramienta complementaria y no única. Insisto, complementaria en el manejo médico de un paciente.

En estos tiempos de pandemia, de miedos e incertidumbres, ¿qué sugieres como médico y como coach?

Te reitero que para mí no existe tal dualidad. Yo he tenido la oportunidad de incorporar simplemente como parte de mi trabajo diario las herramientas del coaching; por lo tanto, mi recomendación es única, proveniente de la Geraldine médico, especialista y coach, y al mismo tiempo humana y mujer.

La mejor recomendación es mantenerse a resguardo, a salvo; agradecer que estamos sanos, evitar los pensamientos rumiantes y catastróficos, que se traducen en la expresión emocional de ansiedad, que, a su vez, conduce a daños o efectos

fisiopatológicos en nuestro sistema. Dicho esto, de otra forma: pudiera complicarse o traducirse en enfermedad.

Este es un tiempo que nos merecíamos como humanidad para aprovecharlo, para estar con nosotros, para revisarnos, para reinventarnos y seguir evolucionando.

Geraldine, desde tu experiencia: ¿qué le recomiendas a los profesionales de la salud, tus colegas, que están indecisos para acercarse al coaching?

Que lo vean como nuevas herramientas que nos van a permitir aumentar la garantía o la tasa de éxito del tratamiento.

La medicina, si bien es cierto que ha venido evolucionando desde el punto de vista tecnológico, científico y de investigación, de la cual me enorgullezco; también es importante no alejarnos. ¿Por qué? Porque hoy en día la tecnología puede ser un arma de doble filo. Si bien ha sido una excelente herramienta en el área de la salud específicamente, también nos ha hecho alejarnos de nuestros pacientes.

El coaching, por ejemplo, y la investigación que yo realicé para escribir mi libro, me permitió comprender que, acercándonos mucho más a la humanidad, acercándonos mucho más a ese paciente, vamos a obtener mejores resultados, que alejándonos.

Es importante que el sistema de salud, insisto, como lo dije anteriormente, tanto en los países latinoamericanos o en vías de desarrollo, como en los desarrollados – porque también tuve la oportunidad de conocer muy de cerca el sistema de salud americano, tuve la oportunidad de hacer pasantías y también de recibir formación académica -, escasea esa cercanía.

El coaching me permitió ver a través de mi propia investigación, que podemos alcanzar, que podemos lograr mejores resultados en el área de la salud, dándole las herramientas necesarias a ese paciente; alcanzando, por supuesto, al cabo del tiempo, un buen manejo de la enfermedad, en este caso crónica.

La conversación con, Geraldine Sanguino García, nos dejó una huella imborrable de positividad, – no solo para quien lee -, sino también para este servidor, que, en funciones de escribano mediador, disfrutó el pulso de su voz y la magnitud de su inteligencia.

Para esta venezolana, su título de Doctora especializada en Nutrición Clínica, y el diploma de Health Coach Profesional Internacional, certificada por la Academia de Coaching y Capacitación Americana, tienen un enorme valor profesional y humano.

No me alcanzó el tiempo para preguntarle a Geraldine, a cuántas horas de sueño renunció ni qué tiempo requirió para escribir en mes y medio su libro primogénito ‘Coaching Nutricional: La aplicación del coaching nutricional en la pérdida de peso’.

Como señalara el autor de esa obra suprema de la literatura universal ‘Don Quijote de la Mancha’, Miguel de Cervantes y Saavedra: «Las honestas palabras nos dan un claro indicio de la honestidad del que las pronuncia o las escribe».