Entrevista a Odalys Benavides Muñoz, Directora Senior de la Academia de Coaching y Capacitación Americana.

Si alguien se propusiera conocer cómo es la psique de una cubana auténtica solo le bastaría conocer a Odalys Benavides Muñoz, Directora Senior de la Academia de Coaching y Capacitación Americana (ACCA).

Conversar con esta madre de dos hijos biológicos y de otra de corazón, te permite conocer a una mujer llena de valores humanos, convicciones, visión futurista y probada lealtad a su familia, a sus amigos y a cuanta persona requiere el ejercicio de su inmensa bondad.

Es obvio, que, si hablas con Odalys, simboliza bajar a las raíces que sostienen hoy el árbol gigante en que se ha convertido la ACCA.

Locuaz, coherente y con una memoria fotográfica, Odalys recuerda que aquella semilla fundacional llamada Centro Global de Desarrollo Humano (CGDH), poco después se convirtió en la Coaching and Training Academy, que en sus inicios promovieron y realizaron talleres en diferentes empresas.

«Jeff (Jeff García, su esposo y CEO de la ACCA), comenzó a impartir los talleres; sin embargo, llegó a la conclusión de que después de todo ese aprendizaje la gente necesitaba algo más», señala esta mujer que durante 33 años ha sido fiel compañera de un hombre tan humano, emprendedor y entusiasta.

Como los inmigrantes que llegan a los Estados Unidos, Odalys y Jeff arribaron a ese país colmados de sueños y dispuestos a sortear los más disímiles obstáculos, en el complejo carril del emprendimiento y el crecimiento personal.

Recuerda que en el pequeño grupo de fundadores estuvo la venezolana Jacqueline Betancourt, al tiempo evoca a Silvia Morales, la señora de 70 años de edad, que se certificó como coach y escribió el libro ‘De la escasez a la Abundancia’, sin siquiera saber manipular una computadora. «Imagínate, cómo se las ingenió para cumplir con las asignaciones y colocarlas en la Universidad Virtual (UNIVIR), durante todo el proceso», señala con asombro y orgullo.

«Aquí hemos encontrado familia y amigos, hemos vivido ratos maravillosos, hemos conocido a profesionales dispuestos a dar, aún sin recibir; porque si en algo hemos sido bendecidos nosotros es en que contamos con personas dispuestas a sembrar con su talento y su conocimiento, para que la ACCA crezca», refiere Odalys.

El protagonismo de las féminas.

En el equipo de la ACCA predomina la impronta femenina, liderada por un grupo de profesionales competentes y empoderadas en la cúspide del coaching contemporáneo, en cuya vanguardia se encuentra Odalys.

«Te pongo como ejemplo a la señora Renata Curci, directora de la UNIVIR, quien una vez que se hizo Coach se enamoró de este proyecto, y transformó la Universidad Virtual de un nivel rudimentario a lo que es hoy desde el punto de vista profesional», reconoce con una sonrisa que denota orgullo y sentido de pertenencia.

ERES: para Hacer y Tener.

Los servicios que brinda la ACCA se sustentan en estas premisas del crecimiento humano, porque como bien reconoce Odalys «si tú no tienes bien balanceada esa ecuación, en la vida nada te va a funcionar igual; si está al revés no vas a poder llegar a ninguna parte».

«Aquí en la Academia he tenido el privilegio de administrar el Departamento de Finanzas. Desde esta posición me ha permitido ayudar y aportar, sobre todo con los planes de financiamiento o con una beca cuando alguien lo necesita», subraya, al tiempo que resalta el trabajo personalizado con todos los que llegan a la ACCA.

Odalys razona que «escribir un libro o dictar una conferencia parecen actos irrealizables para algunos; y tú ves a personas que llegan y no se atreven a hablarle a casi nadie, sin embargo, después los vas a ver impartiendo una conferencia, porque el proceso los empodera y les demuestra que pueden hacerlo».

«Detrás de todo gran hombre siempre hay una gran mujer»

Lo común de la frase no deja de validar una realidad indiscutible en el matrimonio que conforman Odalys Benavides y Jeff García; tal para cual, desde sus respectivos roles y con un propósito común: progresar y ayudar a los demás.

«Jeff es una persona demasiado emprendedora y creativa. Él a veces da una idea que no ha acabado de consolidar, y ya tiene la próxima; y esto es algo que a todo el que llega a la ACCA lo contagia», reconoce emocionada. Y agrega: «soy su fan número uno, y no me canso de descubrir que es una persona muy inteligente y muy talentosa».

La danza de los 15

En poco más treinta meses la ACCA celebrará sus primeros quince años de invariable bregar hacia un estadio superior en la enseñanza del coaching, y en cada una de sus páginas está el nombre y la huella de Odalys Benavides.

«Estamos en la edad de consolidar muchas cosas. En los próximos tres años la ACCA va a llegar al potencial que tanto hemos soñado sus fundadores y todas las personas que nos han acompañado en los últimos años. Estamos en el clímax de la estructura de una organización y de una consolidación», advierte con evidente optimismo.

Tal afirmación es consecuencia de la seguridad y la visión de Odalys de cara al futuro: «dos personas solas no podíamos hacer un mejor proyecto, una ACCA University grande y una escuela online mejor. Por eso te digo que estamos en el momento en que Dios nos ha puesto en nuestras vidas las personas que de verdad estábamos esperando», reconoce.

 «Me siento una mujer bendecida con la familia que Dios me ha dado. Uno siempre le pide y siempre te da el doble, cuando de verdad crees en su palabra y en su manto. Tener a Dios en nuestras vidas significa una transformación impresionante», admite con profunda honestidad.

Los requerimientos del espacio dictan las pautas en cualquier publicación periodística, y a veces impiden escribir todo cuanto se necesita y merece una mujer como, Odalys Benavides Muñoz. Sin embargo, la capacidad de raciocinio de nuestros lectores y lectoras, me hace suponer que aquilatarán la justa dimensión de esta mujer de talla extra.